XXIII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO. 

 CICLO C.

 

MONICIÓN DE ENTRADA:  

               Cada vez que nos reunimos los cristianos, Dios  está entre nosotros. Y nosotros estamos convencidos de su presencia.

Os invito a sentir el Espíritu de Dios y con fe saboread las maravillas de Dios a lo largo de nuestra vida. Os invito para que palpéis a Cristo en la proclamación de la Palabra y en la fracción del pan.

   MONICIÓN A LA PRIMERA LECTURA : (Sab 9,13-19)

 La sabiduría, según la concepción judía, es el fruto del don que Dios da al que es receptivo a su Palabra. La lectura nos hará ver que cuando actuamos con sabiduría de Dios y nos parecemos a él, caminamos por el camino justo. 

 MONICIÓN A LA SEGUNDA LECTURA ( Flm 1, 19b-17):

        El cristiano cuando actúa, se pregunta siempre: Qué haría aquí y ahora Cristo. Y lo hace por amor fraterno. Esto mismo recordará San Pablo a Filemón en relación a Onésimo, un esclavo escapado y convertido por el propio apóstol.

MONICIÓN AL EVANGELIO (Lc 14,25-33):

  El Reino de Dios y la opción por Jesús está por encima de los afectos más naturales del hombre. Preferir a Jesús debe ser el valor más preciado para un cristiano, y acoger la cruz uniéndose al Maestro.

              

  PETICIONES:

1.- Por los que viven sin Dios, por los que sienten la insatisfacción de una vida cerrada al amor de Dios, para que abran sus labios y sus oídos al Dios que se manifiesta en Jesucristo. Roguemos al Señor.

2.- Por la Iglesia, por todos los creyentes, para que seamos testigos de la misericordia de Dios. Roguemos al Señor.

3.- Para que en las relaciones humanas se destierren la intolerancia, la intransigencia, el egoísmo y la soberbia. Roguemos al Señor.

4.- Por los enfermos, los afligidos, los que están solos, para que sientan la cercanía de Jesucristo, sanador y consolador.. Roguemos al Señor.

6.- Por los miembros de nuestra Parroquia y por el año pastoral que se avecina. Para que el Señor nos llene de ilusión, comunión, fortaleza y conversión. Roguemos al Señor.

8.-Para que el Señor haga suscitar en su Iglesia vocaciones sacerdotales, religiosas y seglares. Roguemos al Señor.

 OFRENDAS:

Con las ofrendas queremos ofrecerte, Señor, nuestra parroquia, sabiendo que una comunidad dice mucho cuando es de Jesús y anuncia a   Jesús.

 PADRE NUESTRO:

               Queremos decirte con el Padre nuestro que contra el frío del egoísmo nos des el fuego de la caridad, contra el frío de la codicia nos des el fuego de la generosidad, contra el frío de la indiferencia nos des el fuego de la solidaridad, contra el frío de la soledad nos des el fuego de la acogida, contra el frío de la duda nos des el fuego de la verdad, contra el frío del desencanto nos des el fuego de la ilusión, contra el frío del hombre nos des el fuego de amor. Con el Padre nuestro queremos decirte algo más que unas bonitas palabras.

 LA PAZ:

 Ahora vamos a darnos la paz del Señor, como señal de que nos amamos y nadie tiene nada contra nadie. Porque sin perdonarnos no podemos participar de la mesa del Señor.

 INVITACIÓN A LA COMUNIÓN

               La Eucaristía, que vamos a recibir, nos dará fuerzas para parecernos cada vez más a Jesús. Y para pensar, sentir y amar con Jesús.

        MEDITACIÓN

1. PADRE

2. Me pongo en tus manos, haz de mí lo que quieras. Sea lo que sea te doy las gracias.

3. Estoy dispuesto a doto..

4. Lo acepto todo, con tal que tu voluntad se cumpla en mí y en todas tus criaturas.-

5. No deseo nada más padres.

6. Te confío mi alma, te la doy….. con todo el amor de que soy capaz.

7. Porque te amo y necesito darme…..

8. Ponerme en tus manos sin medida, con una infinita confianza……

9. Porque tú eres mi Padre…..

Pautas de la Homilía.

INICIO.:

1.-“Donde dos o tres están reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos”, nos dice el Señor en el evangelio de hoy.

*El Misterio salvífico de la Iglesia se manifiesta en la comunidad que se reúne no en su nombre, sino en el nombre del Dios Trino: Padre, Hijo y Espíritu Santo.

2.-La universalidad de la Iglesia se manifiesta en cada comunidad que se reúne en su nombre.

*Lo universal en lo particular. Lo universal de la Iglesia no es la suma de sus miembros, sino que se visualiza continuamente en lo particular. Toda la Iglesia universal, en comunión con el Papa, se hace presente en cada Iglesia particular.

 

DESARROLLO:

1.- Hemos leído en la primera lectura un trozo del libro de la Sabiduría:

*En la mentalidad griega, la sabiduría es el resultado del esfuerzo de la razón humana.

*En la concepción judía, la sabiduría es el fruto del don que Dios da al que es receptivo a su palabra. 

2.-San Pablo  pide a un cristiano de Colosas que acoja y libere a Enésimo, un esclavo escapado y convertido por el propio apóstol, cuando ambos se hallaban en la cárcel.

*Pablo sustituye el derecho de la época por un orden nuevo: el del amor fraterno.

*De esta manera, Filemón encontrará en Enésimo un hermano.

*San Agustín resumía todo el Evangelio en esta frase: “Ama y haz lo que quieras”

*Los mandamientos se resumen en dos: Amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a uno mismo.

*Amamos en el Amor de Dios. A decir verdad, antes de que amemos a Dios, Él ha salido a nuestro encuentro y quiere tener una historia, una historia de amor con cada uno de nosotros.

4.-En el evangelio de San Lucas Jesús pone condiciones a los que quieren seguirle:

 *Para seguir al Maestro es necesario preferir ante todo y ante todos.

*Para seguir al Maestro es necesario tomar la cruz de cada día.

*Para segur al Maestro es necesario no poner nuestra confianza en los bienes y tener el corazón disponible para la generosidad y el desprendimiento.

   FINAL:

1.-Supliquemos el don de la sabiduría abriéndonos con docilidad a la Palabra de Dios como hizo la Virgen María.

2.-Pidamos al Espíritu Santo que nos ayude a vivir en nuestra vida el amor fraterno.

2.-Miremos a la Virgen María, modelo de virtudes, que nos enseña la manera a preferir a Jesús ante todo y ante todos.