LA EPIFANÍA DEL SEÑOR.  

 CICLO C.

6 Enero

 

MONICIÓN DE ENTRADA:  

  Hoy es la fiesta de la "Epifanía", que quiere decir "El Señor se ha manifestado". Hoy celebramos el amor de Dios que se revela a todos los hombres. Dios quiere la felicidad del mundo entero. Él nos prefiere a cada uno de los hombres y mujeres de cualquier raza, condición, pueblo o cultura. Y para todos ha venido Jesús. Al comenzar esta celebración, hagamos que nuestro corazón sea abierto y acogedor, para que brille para nosotros y a nuestro alrededor la alegría de Dios.

   MONICIÓN A LA PRIMERA LECTURA : (Is 60,1-6)

                En tiempos del destierro de Babilonia, existen muchas razones para desesperar de las promesas divinas: el futuro de la descendencia davídica está comprometido, la tierra que "mana leche y miel" se ha perdido y se vive en medio de grandes dificultades.

                Sin embargo, el segundo Isaías termina su "libro de la consolación" reafirmando que el futuro permanece abierto. Dios confirmará su alianza con David a través de aquel que será el guía y el jefe del pueblo. La prosperidad renacerá e Israel volverá a convertirse en el punto de mira de las naciones.

                Él anuncia a Jesús que se convertirá en la gran luz que brilla ante los hombres. A su luz los pueblos descubren gozosos que Dios ofrece a todos la salvación.

  MONICIÓN A LA SEGUNDA LECTURA ( Ef 3,2-3a.5-6)

                Creer en Jesús es entrar en la perspectiva divina y dejarse renovar internamente. Es convertirse en hijos de Dios. Es vivir de amor. El que ha entendido el sentido de los signos de Cristo -el agua por la que nos comunica la vida, la sangre que ha vertido por nosotros-, y sobre todo, el que escucha el testimonio interior del Espíritu, descubre al Dios que le habla.

           

MONICIÓN AL EVANGELIO (Mt 2,1-12):

                Jesús es la luz que ilumina a todos los hombres. Herodes se niega a recibir esta luz. María la acoge y nos la muestra con sencillez.

                Unos magos de oriente, acostumbrados a mirar al cielo, se dejaron impactar por la luz de una estrella. Otros no se percataron de nada, porque sólo acostumbraban a mirar a la tierra. Otros quizá vieron la estrella, pero no quisieron molestarse en sacar las consecuencias.

                Los magos captaron bien el mensaje y decidieron dar una respuesta afirmativa.  Al final caerán a los pies del Rey, que era un niño, y le ofrecerán oro, incienso y mirra. 

  PETICIONES: (respondemos: LUZ DE LAS NACIONES, ESCÚCHANOS) 

1.-Por los pueblos que no conocen a Jesucristo y por los que viven como si no le conocieran, para que sean iluminados por su luz. LUZ DE LAS NACIONES, ESCÚCHANOS.

2.- Por los pueblos y grupos humanos que viven en la noche de la violencia, la injusticia, el subdesarrollo, el fanatismo ideológico o religioso, para que puedan superar esas tinieblas con la luz de la paz y la solidaridad. LUZ DE LAS NACIONES, ESCÚCHANOS.

3.- Por todos los misioneros y evangelizadores, para que prediquen con fortaleza el evangelio de Jesucristo y para que surjan más vocaciones misioneras. LUZ DE LAS NACIONES, ESCÚCHANOS.

4.- Por todos nosotros, para que sepamos dar testimonio de la fe en Jesucristo. LUZ DE LAS NACIONES, ESCÚCHANOS.

5.- Por todos los niños y niñas, especialmente los que fueron bautizados en el año 2006, para que crezcan en ilusión y esperanza, apoyados por el testimonio y la palabra de sus padres, padrinos y abuelos. LUZ DE LAS NACIONES, ESCÚCHANOS.

6.- Por todos los que viven sumergidos en el hambre y la guerra, para que sientan la ayuda solidaria de todo el mundo. LUZ DE LAS NACIONES, ESCÚCHANOS.

OFRENDAS:

1.- JUGUETES: Jesús, tú quieres que seamos felices. Ilumínanos con tu espíritu para que sepamos compartir lo que tenemos y te demos gracias  por la vida, nuestro gran valor.

2.-CINCO VELAS. Jesús, tú quieres ser la luz de las naciones. Haz que los cinco continentes puedan conocer tu mensaje y tu estrella.

3.-ORO: Jesús, tú has venido como rey. Nosotros te adoramos. Ilumínanos con tu justicia y tu paz.

4.- INCIENSO: Jesús, tú eres el Hijo de Dios. Nosotros te adoramos. Ilumínanos con tu amor misericordioso a todos los hombres.

5.-MIRRA: Jesús tú eres hombre verdadero. Nosotros adoramos tu humanidad. Ilumina el sufrimiento de los mortales.

PADRE NUESTRO:

   He llamado a tu puerta, Señor, y queremos decirte PADRE NUESTRO. Padre Nuestro, Padre de Jesús, tu enviado; Padre de todos los bautizados, pasados, presentes y futuros.

PAZ:

   Hoy es la fiesta de la epifanía. Dios nos ha manifestado su amor y su paz en Jesucristo. ¡Ojalá nosotros fuéramos portadores de ese amor y de esa paz para todos los hombres!

        MEDITACIÓN

Te traemos, oh niño rey,

el oro de nuestra tierra.

¿Por qué lloras, rey divino?

¿Los tesoros no te alegran?

te traemos, niño Dios,

el incienso mejor de los mercados.

¿Por qué lloras, rey precioso?

¿Te asfixia tanto humo perfumado?

te traemos, niño amigo,

del sacrificio la mirra;

el niño se estremeció,

pero esbozó una sonrisa.

 

Salvador, ¿qué podemos ofrecerte?

nosotros, niño Dios, hoy te traemos

toda nuestra pobreza y pequeñez,

también nuestras caricias, nuestros besos.

Traemos ilusiones de los niños,

la paciencia y el dolor de los enfermos,

la lucha y el trabajo de los hombres,

todas sus esperanzas y sus sueños,

el amor de familia, de servicio,

¡qué belleza el amor y qué misterio!

 

Traemos los ahorros de los pobres,

monedas solidarias para el Reino;

y el canto de los pájaros alegre

y las luces de todos los luceros

y el agua de las fuentes generosas

y la fuerza vital del universo.

 

Perdona, niño Dios es una nana,

mas lleva como marca el : te queremos.

 

Y el Niño nos miraba fijamente,

uno a uno, traspasándonos, diciendo

nuestro nombre -¡qué sol en su mirada!-

nos iba regalando un ¡Yo te quiero!

Pautas de la Homilía.

INICIO.  

1.-Celebramos la fiesta de la Epifanía del Señor, o llamada popularmente fiesta de los Reyes Magos de Oriente. La fiesta de los Reyes es la epifanía de un niño adorado por los “magos”, que representan al mundo pagano y a los extranjeros. Es el universalismo de la Salvación.

*La fiesta de la Epifanía es oriental en su origen: cuando Occidente celebraba la Navidad el 25 de Diciembre, Oriente conmemoraba el 6 de Enero el nacimiento de Cristo y su manifestación.

*En el siglo IV las dos fiestas se intercambian:

-En Oriente, al implantar la Navidad, Epifanía pasó a poner el acento en el Bautismo del Señor.

-En Occidente, la fiesta de la Epifanía adquirió un triple objetivo: la visita de los magos, el Bautismo de Cristo y las bodas de Caná.

*La luz de la Epifanía nos ilumina la Navidad en todas sus dimensiones: El niño del pesebre aparece como Dios, como Rey y como Esposo.

DESARROLLO:     

1.-El centro de nuestra celebración es la Revelación de la Gloria del Señor a todos los pueblos.                                                                                                                                    *VISIÓN ESCATOLÓGICA: El pueblo de Dios, el mundo entero, se encamina hacia aquel día en que aparecerá definitivamente la Gloria de Dios y cuando se realizará la adoración perfecta.                                                                                                                         

*En la primera lectura, el profeta Isaías propone una visión escatológica: todas las naciones se acerca a la luz, los reyes buscan la claridad de la aurora de Jerusalén, madre de los hijos dispersos que se reúnen.                                                                              

*El salmo 71 canta esta realidad futuro anunciada, ya iniciada en el presente: “Se postrarán ante ti, Señor, todos los pueblos de la tierra” 

2-San Pablo en la carta a los Efesios nos invita a conocer los misterios de Cristo, salvación definitiva para todos los hombres, judíos y gentiles, capaz de restaurar al humanidad dividida.                                                                                                                            

  3.-el mensaje central del relato que Mateo nos ofrece es claro: el Salvador nacido en Belén es para toda la humanidad.                                                     

 *El niño es Dios, y también es Rey.                                      *Los magos buscan al “Rey de los judíos”, que vendrá a establecer la justicia, el amor y la paz.                                       *Los Magos son ejemplo de una búsqueda ilusionada. Dice San Juan Crisóstomo: “Los magos no se pusieron en camino porque habían visto la estrella, sino que vieron la estrella porque se habían puesto en camino”. 

 

4.-Aprendamos de los Magos a ponernos en camino y a buscar a Dios.

*El hombre actual ha quedado, en gran medida, atrofiado para descubrir a Dios, es decir, “se ha hecho “incapaz de Dios”.

* El gran teólogo A. Delp, ejecutado por los nazis, veía en este “endurecimiento interior” el mayor peligro para el hombre moderno: «Entonces deja el hombre de alzar hacia las estrellas todas las manos de su ser. La incapacidad del hombre actual para adorar, amar, venerar, tiene su causa en su desmedida ambición y en el endurecimiento de la existencia».

 

 FINAL:  

   1.-Dejemos guiarnos por la estrella de la fe para que podamos encontrar siempre al Señor, como hicieron los magos paganos de Oriente.      

 2.-Que el Señor nos conceda contemplar un día, cara a cara, la hermosura infinita de su gloria, como rezaremos en la oración colecta. 

3.-Que la luz del Evangelio nos disponga y nos guíe siempre para poder contemplar con fe pura y con amor sincero el misterio del que participamos, como rezaremos en la oración de postcomunión.                                                

4.-Que nuestros mejores regalos no sean oro, incienso y mirra, como ofrecieron los reyes magos, y que representaban a Jesucristo mismo, sino que sea una vida sencilla, agradable a Dios.